jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Por qué los niños adoran el azúcar y rechazan las verduras? | EROSKI CONSUMER

Preferir alimentos dulces y huir de los amargos es parte de la biología básica de los niños, adaptada para la supervivencia

A los bebés y a los niños les encanta el sabor dulce. De hecho, al pensar en azúcar y niños enseguida viene a la cabeza la imagen de Mary Poppins cuando canta a Jane y Michael Banks que "con un poco de azúcar, esa píldora que os dan, pasará mejor". Los dulces también nos gustan a los adultos, pero en la infancia el abanico de sabores es mucho más restrictivo y existe una innata aversión a los sabores amargos. ¿Cómo se explican estas preferencias azucaradas tan claras en los más pequeños? El presente artículo da respuesta a esta cuestión y también a una pregunta que se hacen muchas veces los padres: ¿por qué la mayor parte de los menores no quiere comer verduras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada