miércoles, 10 de agosto de 2016

La inmortalidad del plato combinado

La inmortalidad del plato combinado


Inmortales por la duración potencial de algunos de sus                                                                         ingredientes –y porque hay locales que llevan sirviendo                                                                                     los mismos desde los años sesenta–, los platos                                                                                 combinados forman parte de nuestra historia.


De vez en cuando hay que buscar refugio gastronómico en los bares de toda la vida. El bar de la máquina tragaperras que ha pasado diez veces la ITV, barra metálica, servilletas impermeables por el suelo, –esas servilletas de las que deberían estar recubiertos los trajes de buzo–, servilleteros con palillero incorporado, camareros con camisa blanca, nombre estampado en los sobres de azúcar, el señor de la barra leyendo el AS (siempre es el mismo), convoy de aceite y vinagre churretoso y un cuadro de la Torre de Hércules en la pared. En esos bares siguen sobreviviendo, entre tapas de bravas o torreznos, los platos combinados.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada