Seguro que habéis visto códigos QR en muchos sitios, en el tetra brik de la leche o del zumo, en etiquetas de productos, en facturas, en vallas publicitarias, etc.
Su uso en Estados Unidos y Japón hace furor, alcanzando cifras de crecimiento de tres dígitos porcentuales en el último año.
Los códigos QR, que es la abreviatura de “Quick Response Code”, es decir “Código de Respuesta Rápida”, fueron creados por la compañía japonesa Denso-Wave en 1994. Son imágenes de cuadrados negros sobre un cuadrado grande de fondo blanco que permiten ser capturados o escaneados con los smartphones, accediendo y almacenando la información en tu dispositivo móvil.